Cuestionan colecta por Parque Fundidora

Usuarios en redes sociales han cuestionado la colecta que la directiva del parque ha iniciado en redes sociales; piden a las autoridades que sean auditados los ingresos económicos por concepto de festivales musicales y uso de estacionamiento

Por: Redacción Web

Monterrey.- Luego de que la directiva del Parque Fundidora pusiera a disposición del público regiomontano una cuenta bancaria para que se realicen donativos a fin de sostener las instalaciones, varias personas han cuestionado el manejo económico del centro recreativo.

A través de Facebook, durante la noche del pasado jueves, fue compartida una publicación que invita a la gente a realizar aportaciones económicas; se indicó que el destino de los recursos será para seguir manteniendo las instalaciones en perfectas condiciones cuando les sea permitira la reapertura.

De inmediato, los comentarios no se hicieron esperar y si bien, existen algunos usuarios expresando su deseo de apoyar la causa, hay algunas personas que han cuestionado el manejo de los recursos del parque e incluso, piden a las autoridades que realicen una auditoria de éstos.

«No gracias, muy bello el parque, pero creo que han recaudado suficiente dinero en sus eventos masivos, como para que ahora salgan con que no tienen dinero».

«Hasta que no transparenten todas las finanzas del parque no merecen ninguna donación, es el colmo que se vayan a la fácil de pedir dinero cuando ni la misma administración del parque esta dispuesta a presentar cuentas claras.»

«El extraño caso del parque público transformado en negocio inmobiliario, que a pesar de ser un gran éxito durante tantos años, no aguantó 4 meses de pandemia… El Parque Fundidora, sede de festivales masivos durante casi todo el año y con ingresos por múltiples concesiones a empresas privadas, además del estacionamiento, hoy carece de dinero para seguir operando y tendrá que cerrar por tiempo indefinido. ¿Qué sigue? ¿Cobrar la entrada al público?»

De acuerdo con directivos del Parque Fundidora, los ingresos económicos del recinto llegan por estas vías: renta de concesionarios, Paseo Santa Lucía, estacionamientos y festivales musicales. Desde 2018, el Gobierno del Estado dejó de hacerle transferencias al fideicomiso que administra el lugar.