Abandono del campo derivan surgimiento ‘rancholos’

Van en burro escuchando música colombiana y roban gallinas de ranchos vecinos

Por: Redacción Web

Saltillo.- A causa del marcado abandono del campo en los ejidos, provocado por masivos reclutamientos por parte de maquinadoras, jóvenes de las zonas rurales de Saltillo han comenzado a adoptar modas propias de la ciudad, como es el caso de la tribu urbana conocida como ‘cholos’.

De acuerdo con la asociación civil Voluntades por la Vida, estos jóvenes están comenzando a iniciarse en el consumo de drogas, tal como en este tipo de pandillas en entornos más urbanos.

Dicha instancia se refiera estas personas como ‘Rancholos’. Quiénes se han multiplicado en los últimos años junto con la pobreza en la zona.

Según cuentan, es el abandono del campo el que ha propiciado un incremento del ocio en los jóvenes. Lo que ha desencadenado que se vayan olvidando los oficios del campo, de los cuales, los miembros de las familias eran partícipes desde muy temprana edad. Esto finalmente derivó en la formación de pandillas de adolescentes en estas regiones.

“Son mantenidos por sus papás que trabajan en las fábricas y hay más ocio y tiempo libre. Se van generando estas estructuras de pandillas rurales en donde los chicos tienen un híbrido muy interesante entre la música camparan, la musica colombiana y la influencia de algunos miembros ejidales que se van a EUA y traen gustos adquiridos allá”. explicó un representante de la asociación

Una de esas pandillas se hacen llamar “Los Coyotes”, la gente comenzó a llamarles así debido a que irrumpían en los ranchos y se robaban las gallinas.

“Entonces ya puedes llegar a ver a un chico montado en su burro y aun costado la grabadora escuchando a Celso Piña, a Carlos Santana o a Espinoza Paz”

Estos son los ejidos con problemas de pandillas

Los ejidos en los que ha sido más notable este cambio son los de El Huachichil y General Cepeda.

Se dice que entre estos grupos de pandilleros ya se está haciendo común el consumo de solventes por la vía de inhalación, alcohol, así como el consumo de drogas como la marihuana, entre otros enervantes.

(Con información de Vanguardia)