Investigadores de la UNAM aseguran que parásitos intestinales provocan depresión

Un estudio publicado en la revista Scientifc Reports de Nature, realizado por investigadores de la Facultad de Psicología de la UNAM, muestra que los cambios de comportamiento y el desarrollo y persistencia de la depresión se relacionan con la presencia de parásitos intestinales.

Los investigadores determinaron que el parásito Ascaris lumbricoides genera alteraciones en la microbiota intestinal, lo que a su vez afecta las redes generales de comunicación y las subredes clave vinculadas con la depresión.

De acuerdo con los especialistas de la UNAM, la microbiota intestinal bacteriana es muy diversa entre las personas y las perturbaciones causadas por parásitos intestinales como Ascaris lumbricoides e refleja en procesos cognitivos como la memoria, el aprendizaje e incluso la inteligencia no verbal.

“Los parásitos intestinales pueden afectar la microbiota y aumentar los síntomas de depresión. Los adultos son más susceptibles porque el parásito interfiere con especies de bacterias que participan en el metabolismo de la dopamina, uno de los principales moduladores en la sintomatología depresiva. Los niños son más resilientes”, puntualizó uno de los investigadores de la UNAM.

Para obtener sus resultados, los expertos revisaron muestras fecales de niños y adultos en dos comunidades indígenas de Guerrero. Eso les permitió relacionar la presencia de Ascaris lumbricoides con la depresión.

“El objetivo inicial fue determinar cómo su estilo de vida influye en la composición, abundancia y redes de comunicación de la microbiota. Su modo de vivir es muy diferente al de las ciudades y se asemeja más a lo que experimentó nuestra especie a lo largo de su evolución”, se detalló en el estudio científico.

También te puede interesar:

Enfermedades cardiovasculares y diabetes, entre las principales causas de muerte en mexicanos

Telefórmula en vivo