Tomate se convertiría vacuna natural contra Covid-19

Nuevo León.- El biotecnólogo Daniel Garza García trabaja a marchas forzadas junto a su equipo de investigadores para que en poco tiempo sea aprobada su vacuna natural contra el Covid-19.

Se trata de los «Super Tomates«, que con ayuda de la biotecnología pueden brindar inmunidad total contra el nuevo virus.

La investigación aplica una estrategia innovadora llamada vacunología inversa la cual hace uso de la computación para el desarrollo de vacunas.

«Lo que hemos hecho es identificar aquellas zonas específicas del virus que pueden ser útiles para el desarrollo de una vacuna, es decir, aquellas secuencias idóneas para que nuestro cuerpo genere anticuerpos específicos», señala Garza.

Se trata de una vacuna comestible y pionera en México contra el Covid-19.

Los anticuerpos se generarán después de consumir estos super tomates los cuales son capaces de generar antígenos, una vez ingerido el fruto, este tiene la capacidad de estimular una respuesta inmunológica en nuestro cuerpo, permitiéndonos tener protección contra el Covid-19.

«Es que la planta sea como una fábrica y que está exprese ciertas partes del virus para que nuestro cuerpo cuando se ingiere, nuestro cuerpo pueda identificar cuál es ese virus y ahora sí, cuando llegue este nuevo virus nuestro cuerpo ya está listo con los anticuerpos y pueda hacerle frente».

El científico, egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León, explica que en el método tradicional del desarrollo de vacunas es necesario cultivar el virus y mediante prueba y error descubren cuál es el antígeno más efectivo para inhibir.

En comparación con ese método, su propuesta es natural y en alimentos de fácil acceso para cualquier persona.

«Quiero dejar claro que no es algo malo, que no nos va a dar ningún tipo de cáncer, sino que es el potencial que tiene la biotecnología, esto es lo que hace y esto es para solucionar lo qué hay, no es nada malo, no son químicos que te harán daño, es algo bueno».

Actualmente esta vacuna contra el SARS-CoV-2 se encuentra en la fase uno y se espera que a finales de este año o en los primeros meses del 2021 pueda pasar a fases clínicas.