Perjudica papelerías cierre fines semana previo al ciclo escolar

A pocos días del regreso a clases las ventas en negocios como papelerías siguen bajas aunado a que ahora deben cerrar sábados y domingo por orden de las autoridades de Nuevo León al señalar que no son esenciales, perjudicando sus ingresos en la temporada que consideran alta

| 12/08/2020 | ionicons-v5-c06:26 | – Olivia Martínez |

El gobierno estatal en Nuevo León sigue dándole la contra al gobierno federal y ya dispuso que las papelerías en nuestra entidad cierren los fines de semana. 

Don Carlos Venegas lleva 20 años atendiendo su papelería, en donde vende  libretas, lápices, estampas, saca copias fotostáticas  y ofrece diversidad de  material escolar.

Por orden gubernamental, su pequeño negocio, igual que millones de establecimientos comerciales del país, estuvo cerrado en  los primeros  meses de la pandemia del  Covid 19.

Hoy,  a escasos días de  haber reactivado, se enteró que por disposición estatal las papelerías deben cerrar sábados y domingos.

Este pequeño comerciante de la colonia Independencia, en Monterrey, no entiende las contradicciones de las autoridades.

El pasado 3 de agosto, ante el inminente inicio del nuevo año escolar, el gobierno federal clasificó a los negocios que fabrican y distribuyen artículos escolares, entre ellos las papelerías, como «esenciales», para  operar sin restricción.

Consecuentemente, el 5 de agosto, el gobierno estatal de Nuevo León confirmó la misma clasificación, pero sorpresivamente el 10 de agosto la Secretaría de  Salud estatal anunció que esos negocios deben cerrar sábados y domingos, alegando que no son esenciales.

 

te puede interesar

Así que el Estado sigue incumpliendo con el decreto federal, continúa  dándole la contra a la Federación y se lleva de encuentro  a las papelerías.

Don Carlos no entiende por qué dieron esa orden estatal en vísperas de que inicie el ciclo escolar, cuando los  niños requerirán los útiles, y asegura que su  negocio cumple el protocolo de salud,  con uso de  cubrebocas, gel antibacterial y  se guarda la sana distancia.

«No se me hace justo por lo mismo, somos gente trabajadora», dijo. 

En otra papelería,  cerca de ahí,  Brenda Martínez  vive en esa misma misma incertidumbre. Ella es empleada  y verá más afectados sus ingresos.

«Muy mal porque apenas empezamos a abrir para que la gente venga a comprar útiles escolares porque no había nada, suspendieron y ahorita tenemos que volver a trabajar, y pasa esto», lamentó.

Mientras el gobierno estatal le siga dando la contra al gobierno federal, las papelerías se enfrentarán a un destino incierto.