Rey del Cabrito queda exhibido por su esposa despojo mediante engaños

Olga Valdés de Martínez relató que fue su hijo menor Jaime Arturo Martínez Valdés, el que bajo engaños le solicitó que firmara unos documentos para despojarla de sus propiedades

| 07/09/2020 | ionicons-v5-c09:46 | – Jesús Vargas y Elizabeth Cruz |

Nuevo León.- En el 2017 la señora Olga Valdés de Martínez fue víctima de un fraude hecho por su propio hijo y esposo, el empresario Jesús Alberto Martínez Garza, conocido como «El Rey del Cabrito«.

En entrevista para INFO7, la señora de 73 años de edad hizo pública la denuncia contra su marido, con quien está casada por bienes mancomunados desde hace 59 años pero desde hace 12 viven separados..

Entre lágrimas, relató que fue su hijo menor Jaime Arturo Martínez Valdés, el que bajo engaños le solicitó que lo acompañara a la Notaría 37 a firmar unos papeles.

«Mi hijo me dijo: no te mortifiques mucho no te angusties, firma aquí. Y yo pues, era mi hijo, yo le tenía toda la confianza; entonces no sentí la necesidad de leerlos (documentos) y firmé», indicó la señora Olga Valdés de Martínez.

Lo que no sabía, es que sus propiedades y cuentas bancarias ya no le pertenecían.

«En contubernio con su papá me defraudaron, me quitaron todas mis propiedades y todo lo que yo tenía».

No fue hasta el año 2018 cuando se enteró de lo que había firmado.

«Pasó el tiempo y entonces me di cuenta de lo que él me había dicho, que me había quitado todos mis derechos y me dolió muchísimo sentí mucha tristeza por el hecho que un hijo le haga eso a una madre».

El patrimonio de la pareja se encuentra en los dos restaurantes que tienen en Monterrey, además de propiedades como: casas, quintas, ranchos y cuentas bancarias.

Enferma y sin dinero

Ante esta situación, la mujer de 76 años de edad denuncia que la dejaron desprotegida ya que no cuenta con ingresos y tampoco un servicio médico que atienda sus problemas de salud.

«Yo estoy enferma; tengo diabetes, hipertensión… tenía un servicio de ambulancia que venía a ayudarme a compensar mi nivel de azúcar, pero hasta eso me quitó mi marido».

Tras darse cuenta de lo que había ocurrido la señora Olga intentó comunicarse con su hijo para que le diera una explicación, sin embargo no le ha respondido.

«Ya ha pasado mucho tiempo y para él es como que yo ya me morí no me ha vuelto hablar no viene a visitarme no tenemos ninguna clase de comunicación».

Ante estos hechos la mujer ya presentó una denuncia en contra de su esposo y su hijo por el despojo que sufrió.