Mujer Nuevo León intenta adoptar un perro como un hijo humano

La mujer buscaba darle su apellido a ‘Octavio’ su perro, para que tuviera los mismos derechos que un hijo humano

| 06/10/2020 | ionicons-v5-c17:13 | Patricia Hernández Agüero |

Nuevo León.-El amor por nuestras mascotas puede sobrepasar los límites de lo normal, al menos así lo consideran las personas que se extrañan de ver a mascotas vestidas con ropa moderna o fiestas de cumpleaños, como si se tratara de personas, incluso hay algunas personas que ven a sus perros como si fueran sus propios hijos, llamándolos «perrhijos».

Por este amor es que una mujer en Nuevo León decidió adoptar a su perro llamado ‘Octavio‘, para darle su apellido y con ello los derechos que tendría cualquier hijo humano.

Para buscar la adopción de ‘Octavio‘, la mujer presentó un escrito de diligencias de Jurisdicción Voluntaria, pero su solicitud fue desechada por el juez Segundo de Juicio Familiar Oral del Primer Distrito de Nuevo León, ¿el motivo?, porque el Código Civil del estado y las leyes en México solamente permiten la adopción de personas.

Esta resolución no detuvo a la mujer en su intento por adoptar a su perrhijo ‘Octavio‘ y presentó un amparo en donde argumentó que su perro tiene derecho a ser protegido como miembro de su familia, ya que a pesar de que existen leyes que protegen a los animales, las considera insuficientes.

Sin embargo, nuevamente su petición fue negada por el Juez Segundo de Distrito en Materias Civil y de Trabajo.

Esto molestó a la mujer quien alegó que la negativa transgrede su derecho al libre desarrollo de la personalidad, sin embargo, el juez le respondió que pese a no poder adoptar a su perro como un hijo humano, no le impide tenerlo y cuidarlo como parte de su familia.

La mujer señaló que la decisión de negarle la adopción de ‘Octavio‘ la somete a una crueldad emocional al considerar que su perro no vale más que una mesa o silla, cuando en realidad el perro es un apoyo emocional para ella. De esta manera estarían afectando su derecho a la salud mental.

Pero, una vez más el juez insistió en que si bien el Estado está obligado a garantizar la protección del derecho a la salud de los gobernados, esto se cumple a través del desarrollo de políticas públicas, controles de calidad de los servicios de salud, entre otros, no por medio de la adopción legal de animales como si fueran personas.