Enfermera supera el covid y regresa a ‘inyectar’ esperanza

La enfermera forma parte del equipo que está en primera línea para la atención covid desde el inicio de la emergencia sanitaria

Una enfermera del Hospital General de Zona (HGZ) No. 4 del IMSS regresó a atender e «inyectarle» ánimo a sus pacientes, después de superar el covid-19.

Tras superar la enfermedad, Claudia Guadalupe Delgado Reta, quien tiene 13 años de antigüedad en la institución, señaló comprender aún más a los pacientes de covid después de haberse contagiado del virus.

Los malestares de Delgado Reta iniciaron un día que se encontraba trabajando, empezó a sentir malestar, cansancio y una ligera sensación de ahogo y bochorno y al tomarse la saturación de oxígeno, se dio cuenta de que bajaba cada vez más.

La doctora internista que pasaba visita a los pacientes del piso identificó su malestar, la envío al triage respiratorio y, posteriormente, la diagnosticaron positiva.

“Entonces pensé en mi familia, si contagié a mi hijo menor y también comprendí algo de lo que los pacientes sufren con esta enfermedad”, externó.

Afortunadamente, salió adelante y pudo regresar a su “heroico hospital”, donde contaba a sus pacientes su propia experiencia para “inyectarles” el ánimo por la vida.

La enfermera Claudia se ha caracterizado por apoyar a los pacientes de covid a realizar videollamadas y poder ver a sus familiares, aunque sea a través de una pantalla.

Un ejemplo de ello es cuando desde una cama del Hospital General de Zona (HGZ) No. 4, donde recibía atención por COVID-19, una mujer de 80 años, recién extubada, expresó a su enfermera el deseo de ver a su familia después de pasar más de 20 días en aislamiento.

Conmovida por el sentimiento de soledad en la mujer, Delgado Reta se ofreció a leerle oraciones de un libro que la paciente había recibido como obsequio. De pronto, encontró anotado en una de las pastas un número telefónico, y pidió permiso a la paciente para marcarlo.

Al llamar, contestó la nieta. La enfermera ofreció en ese momento realizar una videollamada, propuesta que aceptaron de inmediato y al momento de reencontrar sus rostros y escuchar sus voces el llanto se hizo presente tanto en la abuela, la nieta y en la misma enfermera.

“No puedes evitarlo, son momentos en los que te invade la emoción”, externó la trabajadora IMSS.

Así fue como Claudia rápido se ganó el cariño de sus pacientes y apoya en la realización de videollamadas, para brindar a las personas hospitalizadas un alivio emocional al tiempo de cumplir su sueño de niña.

“Me gustaba ayudar al prójimo y soñaba con portar mi uniforme completo, y ahora, bendito Dios, aquí ando en plena pandemia dando todo lo mejor de mí.

“Es una sensación muy bonita ver que se recuperen y regresen con su familia, pero siempre nos dejan sus bendiciones, eso es el mejor pago que podamos recibir mis compañeros y yo”, comentó.