Diagnóstico tardío de enfermedad de Lyme deteriora su salud

El problema más grande que tiene esta enfermedad es que diagnosticarla es difícil en México ya que los médicos la desconocen, en la gran mayoría de los casos

Monterrey, NL.- En el año 2016, Elisa acudió con su familia y amigos a un paseo en el municipio de Santiago.

Al día siguiente descubrió que en su pierna tenía una roncha.

“Estaba muy rojo, tenía cierto relieve y se empezó a hacer cada vez más grande, fue ahí cuando dije, esto no parece de un animal común”, contó.

Elisa recibió una picadura de garrapata la cual le transmitió la enfermedad de «Lyme«.

“Esta enfermedad es bastante compleja, es muy difícil llegar a un diagnóstico adecuado y de forma oportuna, los síntomas se pueden confundir con muchas enfermedades y por lo tanto muchas veces algunos doctores no identifican de primera mano que es esta enfermedad de Lyme”.

En su caso recibió un diagnóstico tres meses después y mientras eso ocurría, su salud comenzó a empeorar.

Comenzó a padecer artritis que en poco tiempo le causaron inflamación en todas todas su articulaciones.

“Esta enfermedad lamentablemente avanza muy rápido, llega a dañar diferentes sistemas del cuerpo, dependiendo de la variedad de la bacteria que te afecte y es muy dolorosa, es una enfermedad crónico de generativa que causa mucho dolor”.

te puede interesar

A otras personas puede afectar su sistema nervioso.

El problema más grande que tiene esta enfermedad es que diagnosticarla es difícil en México ya que los médicos la desconocen, en la gran mayoría de los casos.

“Es una enfermedad que también es difícil de convivir con ella porque también tú sientes todo por adentro, pero por afuera no se muestra nada, entonces la gente a veces no nos cree, es complicado, no solo la gente que está nuestro alrededor sino también los médicos”.

La enfermedad es común en el sur de Canadá y norte de Estados Unidos porque este tipo de garrapatas afecta principalmente a los ciervos.

Por ello es que quienes están contagiados tardan en recibir un tratamiento, aunado que los servicios de salud pública no cuenta con las pruebas para detectarla.

Hoy Elisa suma dos años de no presentar síntoma y aunque aún tiene la bacteria en su cuerpo, no se ha desarrollado.