Goyo Cárdenas, el “estrangulador de Tacuba” que fue aplaudido en la Cámara de Diputados

Aunque no fue el primer asesino serial de México, el caso de Gregorio “Goyo” Cárdenas Hernández, a quien nombraron “el estrangulador de Tacuba”, es uno de los más famosos. En especial porque, tras cumplir una condena de 34 años, fue reconocido y aplaudido en la Cámara de Diputados.

En septiembre de 1942, acusaron a Cárdenas, quien destacó como estudiante de la Facultad de Química de la UNAM, de estrangular a cuatro mujeres tras tener relaciones sexuales con ellas. Sin embargo, en vez de que lo procesaran por feminicidio, lo ingresaron en la penitenciaría de Lecumberri. Mas utilizó su inteligencia a su favor y logró que lo transfirieran por dos años (algunos datos indican que cinco) al manicomnio La Castañeda.

goyo cardenas foto retrato
Fototeca Nacional INAH

Una vez que volvió a Lecumberri, donde estuvo preso por 34 años, Cárdenas continuó estudiando, escribiendo y pintando. En un hecho sin precedentes, en 1976 el presidente Luis Echeverría le otorgó el perdón público. Y lo llevó ante el Congreso de la Unión donde fue recibido como un “héroe” por el hecho de representar “un caso claro de rehabilitación”. Para indignación de muchos, el feminicida fue reconocido en San Lázaro como “inspiración para los mexicanos”, y lo ovacionaron de pie.

Tras su liberación, ingresó a la entonces Escuela Nacional de Estudios Profesionales Aragón, de la UNAM, donde cursó la licenciatura en Derecho. En 1992 se tituló con la tesis “Insuficiencia de nuestra legislación en la inimputabilidad por ausencia o disminución de capacidad mental”. Incluso hay quienes afirman que Cárdenas padecía de esquizofrenia y bipolaridad.

Gregorio “Goyo” Cárdenas murió a los 85 años en Los Ángeles, California, donde fungía como abogado.

El modus operandi de Goyo Cárdenas

Antes de Goyo Cárdenas, “el estrangulador de Tacuba”, trascendieron en la opinión pública los temibles casos de asesinos seriales como Felipe Espinosa y Francisco Guerrero “El Chalequero”. Sin embargo, Cárdenas se ha mantenido, a través de los años, como uno de los homicidas más famosos de nuestro país. Tanto por sus crímenes como por su indulto e inaudito reconocimiento posterior.

En el ensayo “La fábrica del asesino: el Goyo Cárdenas y las transformaciones identitarias de un homicida serial”, el doctor Juan de Dios Vázquez detalla:

“Los crímenes del Goyo Cárdenas eran, en una palabra, desconcertantes. Había estrangulado a cuatro jóvenes indefensas luego de tener relaciones sexuales con ellas. Más tarde, las había enterrado maniatadas en su pequeño jardín. Además, a su última víctima, su novia Graciela Arias, la había violado repetidas veces cuando yacía ya muerta sobre la cama”.

Asimismo, el autor apunta que los detalles de los asesinatos de mujeres, que aparecieron en los diarios de la capital, llamaron la atención de toda la población. Y es que, a diferencia de “Jack el Destripador”, Cárdenas parecía “un hombre de bien”.

Fototeca Nacional INAH

En 2017, la película mexicana “Los crímenes de Mar del Norte” (la calle en donde Cárdenas cometió los feminicidios) recreó un fragmento de la vida del asesino.

[embedded content]

Video publicado en YouTube por Medios Alternos Cinemex

Con información de UNAM y Reporte Índigo.

También te puede interesar:

Tras denuncia por Facebook, logran rescatar a 5 migrantes en Tamaulipas

Telefórmula en vivo