Plaza del Mariachi ‘desentona’ por su deterioro

La plaza que en honor a los mariachis fue levantada en la colonia Acero, en Monterrey, luce sin mantenimiento en sus instalaciones

| 22/01/2021 | ionicons-v5-c13:05 | – Olivia Martínez |

Nuevo León.- Este jueves 22 de enero fue el Día Internacional del Mariachi.

Debido a las restricciones de la pandemia, los mariachis no pueden trabajar de manera presencial.

Y como muchos otros músicos, ellos también han optado por trabajar vía virtual, hasta donde las condiciones se los permiten.

El mariachi es un  conjunto de músicos mexicanos.

Son profesionales de la música que por lo general se acompañan de una guitarra, un guitarrón, violín y trompetas para interpretar las melodías de modo bullicioso.

La palabra «mariachi» se deriva del nombre de una madera con la que se construían los tablados en que se bailaba al acompañamiento de músicos.

Su profesión  fue declarada por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad.

En Monterrey, la plaza que en honor de ellos fue levantada en el cruce de la avenida Madero y  la calle Nueva Rosita, en la colonia Acero,  hoy está deteriorada.

Plaza del Mariachi desentona por su deterioro

El monumento al mariachi está descuidado.

Parte del equipamiento de esta plaza ha sido desmantelado.

Al monumento a la guitarra le quitaron la parte que representa el mástil, la cabeza y los clavijeros, además de la parte que simbolizaba las cuerdas.

 

te puede interesar

En tanto, que las cinco esculturas de mariachis también están deterioradas por el paso del tiempo.

La plaza cuenta con un kiosco o foro a modo de escenario para los eventos, y también le hace falta una manita de gato.

Además,  está instalada una cabina del mariachi. Ahí, anteriormente una persona contestaba el teléfono para pactar con los clientes que marcaban para solicitar un servicio a domicilio.

Pero ahora la cabina está más que abandonada: exhibe la huella del grafitti y tiene  los vidrios rotos.

En su entorno, una parte del pasto está ‘pelón’

Sin duda, esta plaza está como los mariachis: a la espera de mejores tiempos.